Spirou: las primeras aventuras

E incluso fuera de España hay comics que son interesantes...

Moderador: Kaximpo

Responder
Avatar de Usuario
Carlos-dg
Chupninja
Mensajes: 1510
Registrado: Mar Dic 14, 2004 12:00 am
Ubicación: El Jardín del Ogro

Spirou: las primeras aventuras

Mensaje por Carlos-dg » Lun Oct 02, 2006 2:49 am

Me preguntaba Magin en otro lugar de este foro por las primeras aventuras de Spirou, un personaje creado en 1938 que ya ha pasado por un montón de dibujantes y guionistas, pero cuyos primeros años de vida son muy poco conocidos debido a que apenas han sido reeditados. La colección principal de álbumes de Spirou y Fantasio editada por Dupuis da comienzo con aventuras de 1948, cuando la serie tenía ya diez años de vida. La reciente edición en blanco y negro dedicada al Spirou de Franquin se remonta a 1946, pero aún queda mucho material anterior a todo esto. Abro este tema para contar algunas cosas acerca de estos primeros tiempos de una serie que hoy, más de 68 años después de su nacimiento, disfruta de una salud envidiable y constituye uno de los mayores éxitos en el mercado del cómic franco-belga.

La etapa comprendida entre 1938 y 1943 tuvo como principal autor a Robert Velter (1909-1991), que firmaba con el seudónimo Rob-Vel. Sólo existe una edición recopilatoria de todas las historietas de esta etapa, y fue realizada en 1975 por un aficionado llamado Michel Deligne en dos volúmenes en blanco y negro de gran tamaño (32 x 24 cm) y de bastante grosor (136 y 144 páginas, portadas aparte). Se realizó una tirada limitada de 1000 ejemplares de cada álbum, y el que suscribe es uno de los afortunados poseedores de ambos. Aquí tenéis las portadas de los dos álbumes, que he tenido que escanear en dos mitades debido a su tamaño (de ahí el contraste que notaréis entre la parte superior y la inferior).

Imagen Imagen

La edición es técnicamente muy irregular, y en algunas páginas francamente mala, lo que significa que las páginas han sido reproducidas a partir de fotocopias de los tebeos originales, que a su vez estaban impresos en un papel de muy mala calidad (recordemos que la mayor parte de este material fue publicado en plena guerra mundial). Los originales de Rob-Vel desaparecieron, y la única posibilidad de hacer una edición digna sería restaurar con mimo cada una de las páginas con técnicas informáticas, un proceso largo y costoso que Dupuis sólo ha realizado con unos pocos episodios que luego indicaremos.

A cambio de los defectos técnicos, estos dos álbumes de 1975 nos ofrecen algunas imágenes y documentos curiosos, empezando por las portadas realizadas por el propio Rob-Vel para la ocasión, así como una entrevista con el autor, reproducciones de otros trabajos suyos y de su mujer Davine (que como veremos también dibujó a Spirou), portadas de la época, otras historietas de la misma revista publicadas por aquel entonces, etc. Nada menos que 29 páginas de contenidos extras en el primer volumen y 8 en el segundo.

Rob-Vel no fue nunca un gran autor de comics, y sus trabajos están a mucha distancia de cualquiera de sus sucesores en la serie, lo que supone sin duda otro motivo de que Dupuis nunca haya mostrado mucho interés en reeditar los primeros años de Spirou. No obstante, la importancia histórica de estas páginas es indudable: al leerlas asistimos al nacimiento de una de las series más importantes de toda la historia del cómic europeo.

Comentaremos ahora el contenido de los álbumes. Tenéis escaneadas las historietas de Spirou que están incluidas en ellos en la página web Inedispirou, aunque a la poca calidad de la impresión se une aquí la poca calidad del escaneado, sobre todo en el primer volumen:

http://www.inedispirou.kalikoba.com/bd- ... s-vf7.html

Las 27 primeras páginas de Spirou, siempre publicadas en la portada de la revista, no son más que gags de una sola página, que pueden leerse independientemente. En la página inicial, del 21 de abril de 1938 (que ha sido reproducida en el álbum de Dupuis La voix sans maître) el señor Papillon, director del Hotel Moustic, anda buscando un botones y ningún candidato parece apropiado, hasta que Rob-Vel en persona le resuelve la papeleta dibujando a Spirou en un lienzo y logrando que cobre vida al rociarle con ?eau de vie? (agua de vida). El resto de los gags son anécdotas relacionadas con su trabajo de botones, en las que destaca como personaje secundario su jefe inmediato, el conserje Entresol. Spirou es aquí un jovenzuelo pícaro y algo travieso, prácticamente un niño.

A partir de la página 28 las aventuras de Spirou comienzan a tomar continuidad de una semana a otra, cuando en el Hotel Moustic se instala el millonario americano Bill Money, que acaba de heredar una fabulosa fortuna, con la condición de que consiga gastar un millón de francos al mes. Si no lo consigue, la herencia pasará a manos de su primo Jim Rascal, un tipo de apariencia bastante siniestra que intentará hacer fracasar por todos los medios a Bill Money. Spirou ayudará a éste a gastar su dinero, e incluso le sugiere que compre el hotel Moustic al señor Papillon. Así lo hace el millonario, y Papillon obtiene en la operación el doble del dinero que esperaba. Bill Money nombra nuevo director a Entresol, y decide emprender un viaje alrededor del mundo junto con Spirou y el notario señor Papyrus, que debe dar fe de sus gastos.

Desde Bruselas viajan a París, y posteriormente a Marsella, donde toman un barco al que también sube el malvado Jim Rascal, supuestamente para controlar los gastos de su primo. Aprovechando una escala en Port-Said, Jim Rascal abandona en el desierto a Bill Money, al notario Papyrus y a Spirou. Tras una serie de aventuras por el Sahara consiguen llegar al puerto de Argel donde embarcan nuevamente, sin saber que Jim Rascal les ha seguido y se esconde en el barco. Tras desencadenarse un motín, Spirou y sus dos amigos logran escapar en una barca y llegan a una extraña base submarina, decorada con motivos del antiguo Egipto, donde se encontrarán con toda una colección de extraños seres e ingenios mecánicos, desde un ejército de hombrecillos diminutos hasta un robot gigante con la apariencia de un Faraón.

Para entonces hemos llegado a 1939, y Rob-Vel ha tenido que marcharse al frente de guerra como soldado del ejército francés. En la medida en que le era posible, continuó enviando a Bélgica los guiones de las aventuras de Spirou, que siguió dibujando su mujer Davine (1895-1975), inicialmente con ayuda de Luc Lafnet (1899-1939) y más tarde ella sola, cuando Lafnet fue también reclutado y falleció en el frente.

Los guiones de esta época muestran una imaginación desbordante, pero también una cierta falta de planificación y de consistencia en la historia. En la base submarina aparecen nuevos personajes como el contrahecho Biscornu y el chiflado tirano Sosthène Silly (?egiptólogo, sabio ilustrado, inventor y constructor de autómatas?), que ha secuestrado a su sobrina Lotus Vert y al sabio Tom Wikle. La ambientación egipcia nos hace pensar que Rob-Vel y equipo se han inspirado más que probablemente en las aventuras de Tintín en Egipto. Por ejemplo, en una escena Spirou se encuentra con varios sarcófagos con su nombre y el de sus acompañantes, igual que sucede en Los cigarros del Faraón. Asimismo, el nombre de Lotus Vert (Loto Verde) es una más que probable alusión al Loto Azul de Tintín. En el transcurso de esta delirante aventura, Spirou salvará a una pobre ardilla que encuentra presa en una jaula, obligada a correr para accionar los mecanismos de una extraña cámara de torturas. Se trata, efectivamente, de Spip, que ya nunca más abandonará al botones del hotel Moustic.

Tras muchas correrías y después de luchar contra un espantoso monstruo con aspecto de lagarto y contra el robot gigante de Sosthène Silly, Spirou y sus amigos logran escapar mientras la base submarina se hunde para siempre. Después de un breve episodio en una isla habitada por caníbales, son rescatados y trasladados hasta Bélgica.

De la herencia de Bill Money nunca más tendremos noticias, aunque en descargo de los autores hay que ponerse en la situación en que estas historietas se estaban publicando. Acaba de comenzar 1940, y Davine ha de hacerse cargo de la continuidad mientras su marido continúa en la guerra y su colaborador Luc Lafnet acaba de fallecer en el frente (el 29 de septiembre de 1939). Los guiones de Rob-Vel no siempre llegan a tiempo, pero Spirou no ha de faltar a su cita con los lectores ni una semana.

El caso es que el millonario y Lotus Vert deciden casarse, y para celebrarlo organizan una gran fiesta. Una de las atracciones es un globo en el que se montan Spirou y Spìp, y que accidentalmente se marcha volando a la deriva. En su periplo traspasa la frontera francesa, y está a punto de ser acribillado por las defensas antiaéreas. Su vuelo prosigue por el Atlántico, y finalmente un hidroavión le transporta hacia las costas americanas.

Un rayo alcanza el hidroavión que remolca el globo de Spirou, y éste logra salvar a sus pasajeros, entre los que se encuentra Fred Roussel, hijo único de un famoso millonario. Spirou es recibido como un héroe en Nueva York, y cuando dos tipos de aspecto patibulario secuestran a Fred, Spirou no duda en lanzarse a su rescate. La acción se traslada desde Nueva York hasta la guarida de los malos, en un ambiente de cow-boys que no deja de recordarnos las aventuras de Tintín en América. Tras el número publicado el 9 de mayo de 1940, la revista Spirou sufre su primera interrupción forzosa, al ser invadida Bélgica por los nazis. Aquí terminan también las páginas reproducidas en el primer volumen.

La aventura se reanuda el 22 de agosto, y aún se publican nueve páginas más con autoría de Davine. Para entonces, Rob-Vel ha sido herido en primera línea, y posteriormente hospitalizado y hecho prisionero. Davine se encuentra en París y pierde el contacto con la editorial Dupuis, que se encuentra en Charleroi (Bélgica). A partir del número publicado el 24 de octubre de 1940, es un nuevo autor quien se hace cargo temporalmente de continuar las aventuras de Spirou: el joven Joseph Gillain, más conocido como Jijé (1914-1980). Aún no es más que un principiante, pero ya da muestras de un talento en rápida progresión. En esta primera etapa sólo dibujó 21 páginas, que han sido restauradas y publicadas en el año 2001 dentro del primer tomo de la reedición integral de las obras de Jijé (una maravilla que encontré en Angulema el pasado mes de enero, aunque sólo me compré este primer tomo).

Tras acabar en dos páginas con el secuestro de Fred Roussel, Jijé pone a Spirou a descansar tumbado en una hamaca, pero un productor de cine ofrece al botones la oportunidad de ser la estrella de su nueva película. Spirou acepta, pero nada más empezar el rodaje es Spirou quien resulta secuestrado. Spip le ayuda a escaparse, y huyendo en un avión llega hasta un poblado de esquimales, a los que salva de la hambruna tal como había predicho la leyenda (un "hombrecillo rojo" caería del cielo para salvarles).

Spirou y Spip prosiguen su viaje en trineo y tras algunas visicitudes llegan a Pépiteville, la ciudad de los buscadores de oro. En una taberna Spirou resulta noqueado por un botellazo, y asistimos a una delirante y divertida escena en la que un ángel y un demonio se pelean por llevarse a Spirou a sus respectivos dominios. Ninguno de los dos gana, porque Spirou cae a tierra... y se despierta, comprobando que ha sido salvado por un caballero que recuerda vagamente a Fantasio, que aún no ha hecho su debut en la serie. El tren devolverá a Spirou a la civilización, donde tendrá que encontrar un nuevo trabajo.

En este punto, con fecha 20 de marzo de 1941, Rob-Vel retoma la serie, una vez recuperado de su convalecencia. Hasta su retirada en 1943, conseguirá hacer llegar las páginas de Spirou desde París hasta Bélgica mediante un representante de tintas de imprenta que trabaja para una sociedad alemana y dispone de un pasaporte especial.

Tras aprender el arte de la ventriloquía del célebre Cabrinus, Spirou logra un empleo como lacayo (en francés groom, igual que botones) en el castillo de unos marqueses. Allí tendrá oportunidad de utilizar sus nuevas dotes de ventrilocuo para resolver algunos asuntos turbios. Spirou descubre que el hermano de la marquesa, el vizconde Gontran, se ha arruinado en las carreras y ha aceptado formar parte de un plan para asaltar un banco. Obviamente hay que desbaratar el plan y dar parte a la policía, pero los marqueses piden a Spirou que, por el buen nombre de la familia, salve a su hermano de acabar en la cárcel. Spirou acepta la componenda y consigue que el hermano de la marquesa no acuda a la cita en el banco, donde los demás ladrones son detenidos in fraganti. Gontran se ha librado de la cárcel gracias a Spirou, pero salvará su mancillado honor y se redimirá de sus faltas partiendo a las colonias, donde comenzará una nueva vida (qué bien esto de poder irse "a las colonias", ¿no?)

Los marqueses recompensan generosamente a Spirou, que decide alquilar una granja con el dinero recibido. La granja resulta estar habitada por animales inteligentes, y en un cofre enterrado Spirou descubre un mensaje del antiguo propietario, que se ha marchado al Congo para cazar más animales, y promete hacer heredero a quien decida unirse a él. Spirou emprende el viaje con Spip y el mono sabio Jocko, y logra enrolarse como ayudante del cocinero en un barco. En él conocerá al príncipe Rakiki, que viaja como polizón, y que desea recuperar el trono que le fue usurpado por su tío Ricucu al morir su padre Racoco. Lo que no saben es que el capitán del barco planea apoderarse de todo el oro del reino con ayuda de otro pasajero.

Una vez en tierra, Spirou y compañía lograrán sus propósitos con ayuda del hombre más fuerte de la tribu, un gigantesco y hercúleo negro apodado por Spirou como "La Puce" (puce significa pulga, pero también se conoce con este nombre el color marrón oscuro de las pulgas). Algún detalle nos recuerda, cómo no, a Tintín en el Congo (un tótem con la efigie de Spirou al final de este episodio).

El nuevo rey Rakiki regalará a Spirou... ¡La Puce! Así, sin más, como lo más normal del mundo, y sin preguntar a éste su opinión. Acto seguido, Spirou, Spip, el mono Jocko y La Puce se unen a un explorador blanco (que aparece de repente sin explicaciones, ¿será el propietario de la granja?) en la búsqueda de un espécimen rarísimo: el Mono Azul, tan inteligente como los hombres... y con sus mismos defectos. Llegarán así a la ciudad de Cocoville, habitada por simios inteligentes y fundada por un profesor de Historia Natural que ha dedicado su vida a educarles. No encontrarán al Mono Azul, pero Spirou recibe una carta de Bélgica reclamando su presencia. Se la envían los Amigos de Spirou, una especie de club de lectores de la revista.

Dejando a Jocko en África con el explorador blanco, Spirou regresa a su país con Spip y La Puce. Una vez en Bélgica, Spirou ayudará a La Puce a convertirse en campeón mundial de boxeo en una aventura que ha sido recogida en el álbum La voix sans maître. Aunque había sido regalado a Spirou, éste nunca actúa como dueño de La Puce, y al final de la aventura el nuevo campeón regresará a su país.

Da comienzo entonces una delirante aventura de ciencia-ficción que resulta una de las más sorprendentes de toda la serie. Estamos en 1943, y en plena guerra mundial lo que se ofrece es evasión y fantasía pura y dura. Spirou busca un nuevo empleo y se entera de que el profesor Stratos ha fabricado un cohete capaz de alcanzar el planeta más alejado de la Tierra. Consigue el puesto de guardián nocturno en la base del profesor, y curioseando se mete en el cohete, sin sospechar que está a punto de ser lanzado al espacio por culpa de la imprudencia de un vagabundo que pasaba por allí. El cohete llega hasta el planeta Zigomus, donde Spirou es coronado rey de los Zigotos, lo que conlleva el privilegio de casarse con la princesa Baba. A punto de celebrarse la boda, la princesa es raptada por los Grognons del planeta Grognus, rivales de los Zigotos. Los Grognons pretenden convertir a Baba en estrella fugaz para que sea su princesa, la horrenda Tutu, quien se case con Spirou. Finalmente Baba es liberada, pero Spirou abandona el planeta antes de cumplir con el rito matrimonial.

De regreso a Bélgica, Spirou conocerá a un hombre invisible con quien vivirá breve aventura de sólo diez páginas, que será finalizada de forma bastante brusca debido a que la revista sufre una nueva interrupción, el 2 de septiembre de 1943, por un decreto de las autoridades nazis que habían invadido Bélgica. Aquí termina el trabajo de Rob-Vel en la serie Spirou, y también el material recogido en los dos álbumes que estamos comentando.

Poco después de la suspensión de la revista por las autoridades nazis, hubo un intento de mantener viva la publicación mediante números especiales sin periodicidad fija. Sólo llegaron a publicarse dos, porque los ocupantes se dieron cuenta del truco e impidieron la salida del tercero. Éstas son las portadas de ambos especiales, aparecidos a finales de 1943:

Imagen Imagen

En estos números se publica una nueva aventura de Spirou titulada Le Pilote Rouge. Su autor será nuevamente Jijé, y en ella hará su primera aparición nuestro querido Fantasio.

La revista Spirou tardará más de un año en reaparecer con su periodicidad semanal, tras la liberación de Bélgica por los aliados, el 5 de octubre de 1944. Ésta es la mítica portada del número especial editado para celebrar el regreso de Spirou:

http://www.inedispirou.kalikoba.com/ima ... 44_big.JPG

En este número daba comienzo Spirou et l´aventure, una historieta que da título a un álbum nunca reeditado desde hace un porrón de años (alrededor de sesenta si no me equivoco). Si alguien me lo quiere regalar me sentiré muy honrado e incluso le invitaré a cenar. Aquí tenéis la portada:

Imagen
"¡¡Por cien mil vacas marinas!! ¡¡Ahora que estaba arreglando la máquina del tiempo!!"

Avatar de Usuario
Carlos-dg
Chupninja
Mensajes: 1510
Registrado: Mar Dic 14, 2004 12:00 am
Ubicación: El Jardín del Ogro

Mensaje por Carlos-dg » Lun Oct 02, 2006 11:26 am

Las primeras historietas de Spirou dibujadas por Jijé a partir de 1943 (Le Pilote Rouge y Spirou et l´Aventure) son inencontrables hoy en día, pero es previsible que más tarde o más temprano serán publicadas por Dupuis dentro de la reedición integral de las obras de este autor. La colección Tout Jijé constará de 19 volúmenes, de los que ya se han publicado 17, que han ido apareciendo poco a poco desde 1991. No han aparecido por orden cronológico, puesto que los tomos que contienen material más antiguo tienen que pasar por un proceso de restauración que retrasa su salida.

Lo que parece más que difícil es que Dupuis se anime a publicar el Spirou de Rob-Vel. Aunque dado el éxito que está alcanzando últimamente la serie, nunca se sabe...
"¡¡Por cien mil vacas marinas!! ¡¡Ahora que estaba arreglando la máquina del tiempo!!"

Avatar de Usuario
magin
Señor de los Chupetes
Mensajes: 5883
Registrado: Vie Ene 23, 2004 12:00 am
Ubicación: Yo siempre estoy aquí
Contactar:

Mensaje por magin » Mar Oct 03, 2006 3:57 pm

Oh... gracias... :D

No me queda claro si Fantasio aparece en esas historietas o no. (puede ser que el final lo haya leído demasiado rápido)

Y, sí, está muy bien eso de "irse a las colonias".
Sospechoso, sospechoso. Tome nota, teniente.
>2000 maginotecas

Avatar de Usuario
omen666
Chupóptero Negro
Mensajes: 1887
Registrado: Mié Jul 06, 2005 11:00 pm
Ubicación: Ubicado

Mensaje por omen666 » Mar Oct 03, 2006 4:10 pm

:shock: vaya magin que efusividad la tuya, despues de que carlos se ha desvivido para narrarte todo el discurso ese (que yo no voy a leer me lo siento) :wink: solo se te ocurre un Oh, gracias?, tendrias que estar haciendo reverencias como si se tratase de un Dios.<br>---<br><!-- EndUnderlineMarker --><!-- EndContentMarker -->
"...Let him who hath understanding reckon the number of the beast for it is a human number, its number is Six hundred and sixty six."
Revelations ch. XIII v. 18

Avatar de Usuario
Kaximpo
Señor de los Chupetes
Mensajes: 6879
Registrado: Dom Ene 18, 2004 12:00 am
Ubicación: Villa Soledad, Polo Ártico
Contactar:

Mensaje por Kaximpo » Mar Oct 03, 2006 9:04 pm

:D ...Lo leere porque QUIERO leerlo pero ahora no puedo.
"¿Es usted es superhéroe por convicción o por incapacidad de ser otra cosa...?"
https://www.cachislamar.com · Pafman · Yoko Tsuno

Avatar de Usuario
Carlos-dg
Chupninja
Mensajes: 1510
Registrado: Mar Dic 14, 2004 12:00 am
Ubicación: El Jardín del Ogro

Mensaje por Carlos-dg » Mar Oct 03, 2006 10:12 pm

magin escribió:No me queda claro si Fantasio aparece en esas historietas o no. (puede ser que el final lo haya leído demasiado rápido)
En las de Rob-Vel no sale Fantasio. Su primera aparición es en la historieta Le Pilote Rouge, de Jijé, publicada a finales de 1943 en los especiales que intentaban sustituir al semanal interrumpido por los nazis.
omen666 escribió::shock: vaya magin que efusividad la tuya, despues de que carlos se ha desvivido para narrarte todo el discurso ese (que yo no voy a leer me lo siento) :wink: solo se te ocurre un Oh, gracias?, tendrias que estar haciendo reverencias como si se tratase de un Dios.
¡Hombre, tampoco es eso! :P Si he escrito todo este tocho ha sido porque me apetecía, y supongo que en el fondo estaba deseando que alguien me lo pidiera, así que a lo mejor soy yo el que le debe agradecimiento a Magin. :D Además, para Magin lo de escribir una parrafada de este calibre no es algo tan excepcional... :wink: En fin, si algún día sale adelante el estudio que estoy elaborando sobre los Pitufos, otra cosa que me encantaría escribir es la historia de la serie Spirou y Fantasio.
"¡¡Por cien mil vacas marinas!! ¡¡Ahora que estaba arreglando la máquina del tiempo!!"

Responder