Otras costumbrerías

Para hablar de Pulgarcito, Viceversa, Lucas y Silvio, Don Talarico, Cab Halloloco, Los Últimos de Villapiñas, Pun Tarrrota...

Moderador: Kaximpo

Responder
Avatar de Usuario
magin
Señor de los Chupetes
Mensajes: 5838
Registrado: Vie Ene 23, 2004 12:00 am
Ubicación: Yo siempre estoy aquí
Contactar:

Otras costumbrerías

Mensaje por magin » Jue Feb 20, 2014 11:05 am

Una cosa que siempre he notado en las historietas de Jan es la incorporación de costumbres o del costumbrismo.

Lo que pasa es que a veces el costumbrismo tiene una connotación (esto de las connotaciones esas, vaya rollo) que puede sonar negativa, como de cosas fosilizadas, así que lo he titulado "otras costumbrerías".

Ha habido momentos en los que actitudes "de gente normal y corriente" las he notado metidas con calzador o directamente, que para ese viaje turístico no hacía falta malgastar páginas: diálogos y gesticulaciones de Luisa y Jaime en esos viajes turísticos tipo Periplo Búlgaro son tan normales que no aportan nada, y a la vez los veo incrustados tanto sí como no. Con Luisa me pasa bastante.

En cambio hay muchos, digamos bastantes, es decir, varios o igual algunos ejemplos donde lo cotidiano está incorporado de manera que no se nota y que tiene su gracia, porque incorpora a veces un cierto sentido cómico.

El ejemplo que hace días que me ronda es una historieta de Pulgarcito sobre un secuestro aéreo (cuando van a Londres). Allí alguien, que siempre interpreto que es una viejecita de pelo cano y vestida de negro, dice: "parece mentira que aún haya gente con miedo al avión en los tiempos que vivimos".

Es una frase un poco tópica.

Que el lector puede descodificar porque lo que sucede es algo grave, que los pasajeros desconocen: un secuestro. Esto ya es una sorpresa que se puede interpretar como un gag, sobretodo porque sospechamos que nada grave sucederá, estando el Señor Ogro en el avión.

Por otro lado, si la frase la dice una viejecita, personaje que la narrativa popular nos suele mostrar como alguien pusilánime, asustadizo y necesitado de protección, que se asusta de lo que pasa por las calles según lo que dicen los programas de sucesos de la tele, el efecto cómico aumenta.

No es el único ejemplo.

Recuerdo siempre a Caperucita Roja (cuentos de Lluvia de Estrellas) lavándose las manos en un lavabo con grifo y una toalla. No desentona con nada de una historia de una gente que vive en el bosque, porque en los cuentos la densidad de población bosquimana es muy elevada. ¿Acaso en los bosques de los cuentos no tienen grifos ni agua corriente ni toallas del mercadillo? El cuento habitual no dice nada de eso pero tampoco impide su existencia.

Hay más ejemplos y seguro que vosotr@s conocéis otros y los podéis comentar por aquí.

P.d.: no solía escribir @ para masculino/femenino hasta que leí hace unos meses que una importante y autobombada institución lingüística decía que eso era incorrecto. En vez de permitir una buena idea que igual pasaba de moda, se dedicaban a apedrearla.
Sospechoso, sospechoso. Tome nota, teniente.
>2000 maginotecas

Responder